DÍA 32: LO QUE PASA EN LAS VEGAS...

20-08-2012


GRAN CANYON - FLAGSTAFF - (Ruta 66) - PRESA HOOVER - LAS VEGAS (602 km)


















A determinada edad pasar la noche a la intemperie a 2100m de altura en el suelo duro y frío ya se hace pesadito, la verdad, pero por suerte la lluvia me respetó y conseguí que ningún animalejo me profanase... Eso sí, tenía garantizado el madrugón a poco que el día despuntara.

El Grand Canyon tiene dos partes, El North Rim, menos masificado y espectacular pero más adecuado para trekkings y acampadas, y el South Rim, la imponente vista clásica y turística donde está el Village. Y ya en esta parte Sur, el Canyon se divide entre la carretera Este (East Rim) de 40 km que hice al llegar, y el West Rim (Oeste) que no está permitido al tráfico. Para verlo se coge un autobús gratuito que para en diversos miradores (Maricopa, Powel, Hopi, etc).

En todos ellos la vista es espectacular, eso está claro.









Ahora bien, la verdad, la verdad, es que su fama mundial te crea tantas expectativas que una vez allí es un poquito monótono. Es tan grande y masivo que la vista en todos los miradores es relativamente parecida.





La fauna local campa a su anchas.




Al menos de vez en cuando se consigue ver el Río Colorado, el causante del cañón.




Pues ya hemos visto el famoso "Gran Cañón del Colorado", Patrimonio de la Humanidad.



Y ahora... carretera y manta.


El paisaje hasta Flagstaff es muy boscoso y hace el paseo muy agradable.



Se pasa por los Bosques Nacionales de Kaibab, Coconino y San Francisco Peaks y la  carretera se parece mucho a las de nuestros Pirineos.




El Double Eagle Ranch Trading Post, donde venden material típico de la época de "la Conquista del Oeste".



"Desenfunda forastero que te vi a dejá tieso..."


Totem ritual y cabezas de ganado.


Mas tipis (tepee) nativos.


A media mañana llego hasta Flagstaff y me reencuentro con la Ruta 66. Bueno, con la 66, la 40 Este, la 40 Oeste, la 89 Norte, la 180 Este y la 17 Sur...jajaja.





Vamos a pararnos un ratito en Flagstaff.


La estación del ferrocarril, uno de los baluartes imprescindibles en la apertura del país hasta la llamada frontera Oeste.


Una locomotora de la época.... ¡más madera!


Flagstaff es famosa por sus edificios de ladrillo rojo.


Un precioso mural en una tienda de bicicletas.


Y la Eagle Rider Harley Davidson de la Ruta 66 en Flagstaff. Lo sé, más de uno mataría por estar aquí. Lo respeto, pero a mi... ni fu ni fa. Yo voy del palo trail desde enano. A mi dame una carreterita de montaña y una pista solitaria hasta la cima respirando naturaleza y ya si eso te quedas los tatuajes, los chalecos, el ruido ensordecedor del escape y los cascos de orinal... jajaja.


Volvemos a cabalgar la histórica Ruta 66.



En cada pueblo el negocio de la 66 está más que consolidado.



Si en vez de seguir por la Interestatal 40 que va más recta, no te importa hacer un bucle por la antigua 66, parte de la ruta pasa por la Reserva de los Indios Hualapai, que se extiende al Norte hacia el Grand Canyon. De hecho, tienen una pasarela artificial sobre el Cañón que es considerada una aberración ecológica y muy criticada también por las otras tribus por ser un atentado también espiritual.


En una gasolinera me sorprende el frontal macabro de la furgoneta que me sigue.



Llego a KINGMAN, otra ciudad dependiente de la Ruta 66, "la Madre de las Carreteras".


Y claro, todos los pueblos pretenden ser "el corazón de la 66".


Kingman está en el condado de Mohave, del que vemos el Juzgado.


Y el museo de Historia y Artes.


Pues eso, a pasar calor toca atravesando parte del desierto de Mohave.



Para llegar por fin al Estado de la Plata, así conocido por sus minas de dicho metal precioso, aunque hoy día más reconocido mundialmente por la diversión y juego para adultos, el  


NEVADA STATE (15) 



La frontera estatal está justo en la famosa y enorme Presa Hoover (Hoover Dam) en el Río Colorado. Algunos la recordaremos por ser la que se rompía en la primera película de "Supermán" del 78, y los más jóvenes al menos se acordarán de la película "Soldado Universal", en la que Jean Cloude Van Damme y Dolph Lundgrem bajaban a toda pastilla corriendo en vertical por la presa hacia abajo. (http://www.youtube.com/watch?v=r7TFssY9ZF0)

Desde el puente tenemos la mejor vista.


Es realmente enorme.


Y lo más curioso, resulta que se puede circular por ella en vehículo, como vemos en el detalle.


Bajamos hacia la presa, y ahora vemos el puente en el que estábamos hace un rato.


Y la cruzamos, con lo que tenemos una visión lateral.


Y frontal. Ésta es la supuesta perspectiva de Van Damme (en realidad del especialista que lo doblaba) cuando corría para abajo. 


Y justo cuando llegas al final de la presa, entras de nuevo en el 

ARIZONA STATE (Rep)


Ojo-cuidado que el calor en éste desierto de Mohave aprieta de verdad hasta el punto de matar...


La parte superior de la presa. Se construyó porque el Río Colorado se desbordaba y lo inundaba todo cuando se derretía la nieve de las Montañas Rocosas.


Y volvemos a pasar por la presa ahora en dirección Oeste, con lo cual volvemos al

NEVADA STATE (Rep)

Estatuas aladas en la presa.


Monumento a los trabajadores escaladores que ayudaron a que la presa fuera una realidad.




Poco más allá ya encuentro los primeros casinos, pero sólo son un aperitivo de lo que me espera un rato más tarde en ... ¡¡¡LAS VEGAS!!!



La ley de la oferta y la demanda permite que la gran cantidad de hoteles de Las Vegas (tiene el récord mundial de camas de hotel) permitan ofrecer una amplia gama de precios para todos los gustos. Yo llegué a Las Vegas con unas ganas locas de darme una ducha tras la noche de vivac en el Grand Canyon y además quería un alojamiento desde el que ir a la Calle Fremont a pie de noche. Los astros se alinearon y en la misma calle encontré un Motel bastante apañadito. Y encima.... había una piscina.

Sí, ya lo sé que eso os va a dar ya demasiada rabia... por eso he dejado al piscinero en el anonimato; con un poco de suerte podéis imaginar que no soy yo, jajajaja.


Hago una colada mientras cae la noche y luego me lanzo a descubrir el downtown.




Al fondo izquierda podéis ver el cartel que anuncia la Fremont Street Experience, que es realmente una experiencia vital inolvidable. A la derecha el 4 Queens (4 reinas (de la baraja)).



Por allí andaban los Kiss y Elvis.



Casinos a todo neón. El Fremont.




Es la Disneylandia del juego..




Pero para adultos...ojito a las crupieres.




Mesa de Texas Hold'em Poker.




Creo que debo ser el único visitante de las Vegas de toda la historia que no se ha gastado ni un centavo en ningún juego, ni siquiera en las máquinas tragaperras. Ya sé que soy rarito pero es una cuestión personal de principios ya que el juego destruye a muchas personas y familias y esta orgía del azar es incluso demasiado pornográfica... 




... lo cual no quita para que flipe con el tinglado que tienen aquí montado. Aquí vemos por ejemplo el famoso Cowboy del Pioneer.



Y su réplica, la Cowgirl del Glitter Gulch.



En Fremont Street hay unas curiosas tirolinas sobre tu cabeza.




Igualmente en la calle hay diversos escenarios en los que se toca música en vivo a todo trapo.



¿Que se siente teniendo en las manos Un Millón de dólares?





No me preguntéis... "Lo que pasa en las Vegas se queda en las Vegas..."  jajaja.



El techo de Fremont es una absoluta PASADA, es el display más largo del mundo (más de 425 metros), con 12,5 millones de módulos led sincronizados...  Además cuando ponen un vídeo cañero bajan la música de todos los casinos y escenarios y la atención de todo el mundo se centra en el espectáculo de luz y sonido. 





Todavía en el Fremont encontramos el "Heart Attack Grill", el restaurante del ataque al corazón.  



Su "Cuádruple Bypass" tiene el récord mundial de la hamburguesa más calórica (9.982 calorías en una hamburguesa de 1,444 kg, es decir 6,91 calorías por gramo) en éste bocata de 4 hamburguesas de media libra, 8 trozos de queso, media cebolla roja, 1 tomate entero a rodajas y salsa especial, a los que puedes añadir opcionalmente 20 trozos de bacon, y todo ello en un bollo untado con manteca de cerdo.... ¡¡¡PUAJJJJ!!!

Se complementa con patatas fritas (all you can eat - todas las que puedas comer), cocinadas con pura manteca de cerdo, y con batidos extra-calóricos hechos con crema grasa de mantequilla. Incluso las bebidas son altas en azúcares, como la Mexican Coca-cola, elaborada al parecer con azúcar puro. Y el tabaco está permitido... Todo ello es pura pornografía nutricional.

Los que pesan más de 160 kg comen gratis, pero nadie puede compartir la comida ni llevársela.



Se trata de un restaurante temático. Las camareras son enfermeras vestidas con lencería sexy y toman la receta (nota) a los pacientes. Al llegar te ponen una bata de enfermo y un presunto médico te examina con un estetoscopio.




Ya veis el plan que hay (el alcohol es bueno para ti...). Es la táctica comercial de la provocación al límite.




Aquí vemos el trasero de una de las camareras...


Muy divertido, está claro, pero cuidado con las risas y el cachondeo que resulta que en febrero  de este año un "paciente" de 40 años tuvo realmente un ataque al corazón y se desplomó mientras se zampaba una de las burguers. Aunque seguro que la publicidad de la noticia les fue incluso mejor para el negocio, porque en el mes de abril otra mujer tuvo otra crisis cardíaca similar... Avisados quedáis.


Claro que si miramos las fotos que saco de la web alguno se lo piensa... (fotos de la web)




Y ya.... que nos perdemos... (vale, ya hemos dicho que "lo que pasa en las Vegas se queda en las Vegas", pero habrá que llegar vivo a casa, ¿no? jajaja.)


Paso por el Motel a buscar la moto y me dirijo a la parte sur del "Strip" (Las Vegas Boulevard). Lo primero que encontramos es la Stratosphere Tower, de 350 m.



Detalle del mirador. 


Llegamos al meollo del Strip, una orgía de luces de neón de más de 3 kms (las luces de Las Vegas se ven desde el espacio).



Vamos con el catálogo de casinos famosos. El Payaso Lucky del Circus.





El Riviera, uno de los símbolos de Las Vegas con su fachada de neones como si fueran piedras preciosas.



El Caesars Palace, donde podemos comprobar que después de muchos años todavía sigue cantando allí la diva canadiense Celine Dion.





La Tour Eiffel del Hotel París, y a la derecha el Planet Hollywood.




La estatua de la Libertad del New York, New York, y el castillo medieval del Excalibur.





Detalle del castillo de cuento de hadas.




Y detalle del Puente de Brookyn y el Crysler Building en el New York, New York.



El león de 15 metros (estatua de bronce más alta de América) del Metro Golden Mayer Grand Hotel (5.000 habitaciones tiene el hotelito).


 
La enorme pirámide (casi tan alta como la original de Gizeh) y la efigie del Luxor.




Y al final del Strip encontramos el cartel de bienvenida por el Sur.




Aparco la moto y me lanzo a patear un rato.

El Strip, podéis ver que hay unos 10 carriles, o sea que imaginad que pasar la acera no es tan sencillo y a menudo se hace mediante pasarelas y puentes elevados.



Van a lo suyo, 24 horas al día, 365 días al año. Una máquina de ganar y de perder dinero...





Las Vegas es conocida como "Sin City", la ciudad del pecado, no sólo por el juego sino que caminando por el Strip constantemente también te ofrecen flyers de servicio de acompañantes (es decir prostitutas, hablando claro).



El M&M center.



El Coca-Cola Center. La botella gigante es de cristal verdadero.



El inevitable Hard Rock Café.




Y también el Harley Davidson Café, con su enorme moto saliendo de la fachada.



El Montecarlo, con un aire marcadamente europeo.



El Bellagio con su famoso espectáculo de fuentes (1.000 fuentes, record mundial) en su enorme laguna (en ella cabría el Titanic...).



Y otro símbolo del Strip, el famosísimo penacho de plumas con luces de neón rosa y anaranjadas del Flamingo. Éste clásico Casino fue creado por el mafioso neoyorquino Bugsy Siegel en 1946, pero sus compañeros de inversión lo asesinaron un año después...



Los elegantes flamencos.




La Torre Eiffel del Hotel París es la mitad de grande que la original.




Y ya entrada la madrugada, con ésto y un bizcocho...



...hasta mañana a las ocho, pues me retiro a mi motelito a dormir las horas que ayer no pude pasando frío en la montaña.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada